Dentro de Bruselas – Steve Claus habla sobre el debate político en la UE y cómo afecta al acero para envases

Ya ha finalizado el debate a tres bandas sobre el Reglamento de envases y residuos de envases, y las instituciones de la UE han iniciado el proceso de adopción formal del acuerdo. ¿Aún se puede reclamar más ambición?

Todavía hay mucho que discutir para dar forma al derecho derivado. De modo que sí, aún es posible reclamar una mayor ambición, en línea con el objetivo del Plan de Acción para una Economía Circular, que plantea que todos los envases del mercado de la UE deben ser reutilizables o reciclables de una forma económicamente viable para el año 2030.

Por nuestra parte, y en colaboración con la Coalición de Materiales Permanentes (Permanent Materials Alliance), apoyamos todas las disposiciones dirigidas a promover un reciclaje de alta calidad y una mayor circularidad en Europa.

Todavía hay espacio para reforzar  el diseño de los criterios de reciclaje, las definiciones y los objetivos de reciclabilidad, para potenciar el uso de materiales genuinamente aptos para el reciclaje múltiple y desincentivar y acelerar la sustitución de las alternativas menos reciclables.

Celebramos que la votación de ENVI haya respaldado las “categorías de reciclabilidad”, que tienen un enfoque similar al de las actuales etiquetas de eficiencia energética, donde los formatos que no cumplan los criterios de reciclabilidad finalmente serán eliminados.

La definición de criterios será clave. Seguimos reclamando un sistema de categorías ambicioso, con criterios cuantitativos estrictos. El objetivo es que no solo se diseñen materiales de envasado reciclables, sino que efectivamente se recojan, clasifiquen y reciclen a gran escala. Para ello, también es vital una definición cuantitativa ambiciosa.

Continuamos reclamando que se aplique un enfoque de costes netos; es decir, que cada tipo de envase asuma los costes de su propia infraestructura de recogida, clasificación y reciclaje, los cuales deberían estar directamente relacionados con su reciclabilidad. De este modo, no se produciría ninguna transferencia de costes, en la que un determinado material cubre parcialmente los costes asociados a otro.

La única forma de avanzar hacia una economía circular realmente eficaz en la UE es a través de una recogida, clasificación y reciclaje eficientes. Seguimos reclamando a todas las instituciones de la UE que sean ambiciosas en los próximos debates.